¿DE QUÉ SE RÍE LA INFANTA?

infanta

La “sonrisa” de la Infanta

 

Palma de Mallorca, 9.45h, se despeja el misterio y la Infanta Cristina de Borbón y Grecia llega a los Juzgados de Palma de Mallorca, en coche y muy sonriente, para declarar, como imputada en el “CASO NOOS”, por presunta comisión de delitos fiscales.

Pero, ¿de qué se reía la Infanta?  ¿de los presentes en los exteriores del Juzgado? ¿de nervios? ¿porque es a lo que está “acostumbrada”? (como cuando acudía a recepciones o inauguraciones…),…

La imagen de una Infanta sonriente ha dado la vuelta al mundo y es bastante probable que, en muchos puntos del planeta (como, también, en este país), personas que estén al corriente del motivo de la citación de la Infanta hoy, ante el Juez Castro, no entiendan, ni esas formas, ni esa “puesta en escena”.

Como tampoco puede comprenderse (aunque sea de lo más “predecible”) que, como en estos momentos estamos conociendo por los abogados de las acusaciones particulares (que salen a tomar el aire, en un receso), la Infanta se esté dedicando a contestar con evasivas y a declarar que “confiaba en su marido…”.

Independientemente del tiempo que dure su declaración, su argumentario (bien preparado) no variará, así que pocas “sorpresas” debemos esperar, y por ello, quizás merezca más la pena explicar, someramente, cuáles serán los pasos jurídico-procesales que se seguirán, a partir del lunes, en este proceso:

El Fiscal y las defensas podrán solicitar el archivo o sobreseimiento de la causa, con respecto a la Infanta Cristina o cualquier otro imputado. Las acusaciones podrán oponerse a ello y la decisión, en primera instancia, corresponderá al juez instructor. Su decisión podrá, a su vez, ser objeto de recurso ante la Audiencia Provincial de Palma.

El juez instructor puede continuar con la investigación o dictar el auto de conclusión del Sumario, remitiéndose, todas las actuaciones, al Tribunal enjuciador competente para conocer del delito/s.

Sin quitarle la importancia que, indiscutiblemente, tiene lo sucedido hoy en Palma, en el día después de la declaración de la Infanta, en este país, los problemas de verdad, los que afectan al “común de los mortales”, permanecerán en el mismo punto en el que se encontraban: el “tarifazo” eléctrico; la (retrógrada) reforma de la Ley del aborto; la (injustísima) Ley de Tasas; la estafa masiva de las preferentes (a la que muchas personas, aún, no han encontrado solución); el drama de los desahucios (que sigue afectando, aunque ya no salga tanto en los medios de comunicación); la (insostenible) realidad de la pobreza energética; la precariedad laboral;…

En definitiva, que el mundo seguirá girando después de la declaración de la Infanta…