💔CONVIVENCIA DE UNA PAREJA ROTA, ¿CÓMO AFRONTAR EL CONFINAMIENTO?⏳

Publicado: 23/03/2020

Parejas rotas durante el coronavirus; la prueba de la convivencia forzosa

Porque no todo es Derecho; de nuevo, os ofrecemos un artículo de nuestra psicologa de referencia Beatriz Isabel Salazar Guerra, dada la buena acogida que tuvo su anterior post sobre menores y confinamiento.

Esta vez, abordamos la problemática de la convivencia entre cónyuges, impuesta por la «crisis del coronavirus», en pleno proceso de divorcio.

Sabemos que es un tema delicado y que, a muchos de vosotr@s, os está generando angustia y tensión. Por ello, os recomendamos que hagáis caso a las siguientes recomendaciones y , sobre todo, que mantengáis la calma y desarrolléis el sentido común. Mucho ánimo!!!!

¿En qué punto nos encontramos?

La pandemia del COVID 19 nos ha conducido a un cambio radical de nuestra vida y no ha habido otro remedio que aceptarlo de esta manera. Esta enfermedad, y la lucha para vencerla, nos obliga a TODOS-AS, de forma irremediable, a suspender totalmente nuestra vida social y a vivir recluidos en nuestro domicilio. Este sacrificio es indispensable y necesario para hacer frente al avance del virus, por lo que lo más cívico es seguir las indicaciones del gobierno y, de esta manera, podremos contribuir TODOS-AS, de forma individual y responsable, a resolver esta crisis sanitaria.

Esta reclusión implica, para bien o para mal, convivir con nuestra familia o con las personas con las que estábamos haciéndolo hasta entonces. Además de lo anterior, no hay prevista una fecha de finalización del confinamiento, que dependerá de cómo avance la crisis sanitaria en nuestro país.

En la mayoría de los casos, esta convivencia puede ser difícil por la situación de confinamiento, hacinamiento, restricción de libertades, cambio de rutinas, sedentarismo, estrés, etc. Sin embargo, podemos encontrar casos en los que, a las condiciones anteriores, se le añade el hecho de que algunas personas se hallen en medio de una ruptura de pareja, complicando la convivencia aún más, si cabe.

Este artículo pretende servir de guía para manejar la convivencia de una pareja rota durante el confinamiento:

Posibilidad de acordar un cambio de domicilio…

Si uno de los miembros de la pareja no tolera la convivencia en estas circunstancias y tiene posibilidad de trasladarse a otro domicilio, para respetar allí el confinamiento, quizás sea esta la solución adecuada. Sin embargo, deberá tener presente que, en estos momentos en que no es posible la tramitación judicial, no se puede asegurar un régimen de visitas con los hij@s desde un punto de vista legal.

Esta consideración debe tenerse muy presente para tomar una decisión ya que, si no se logra un acuerdo expreso entre los progenitores, al no existir una resolución judicial que regule las visitas, podrían verse restringidos drásticamente los contactos entre el progenitor que se marche y los menores.

En la situación anterior, es recomendable que la pareja se siente a hablar y a acodar un régimen de visitas. Es MUY IMPORTANTE tener en cuenta que el régimen de visitas atiende al derecho del menor a relacionarse con sus progenitores. En este sentido cabe resaltar la importancia que tiene para los más pequeñ@s el trato con ambos progenitores. Este trato y relación con su padre y su madre es básico para su salud psicoemocional presente y futura. Si quiere a sus hij@s, no les prive del contacto con el otro progenitor, no piense en usted y su frustración, piense en su hijo-a y en su bienestar psicológico.

¿Y, si nos quedamos en la misma casa?

Si, por el contrario, la pareja decide seguir bajo el mismo techo, lo recomendable es que hablen y acuerden las siguientes cuestiones, siempre que la situación lo requiriese: dormir en camas/habitaciones separadas y acordar una explicación “compasiva” para l@s hij@s; en la atención de los hij@s: pactar turnos de cuidado y ocio y que l@s hij@s no acusen desatención alguna; y evitar, por encima de todo, discutir y mostrar la conflictiva ante l@s hij@s, los más vulnerables en la ruptura de la pareja y los que, por desgracia, más sufren con estos procesos.

Si durante este confinamiento se produjera alguna situación de violencia hacia la mujer y/o hacia l@s más pequeñ@s es muy importante pedir ayuda y hacer pública la situación para erradicarla y buscar una solución a la misma. Si es mujer y usted o sus hijos sufre violencia llame, lo antes posible, al 016 y solicite ayuda urgentemente. NUNCA revele a su agresor su intención de denunciar. Si decide denunciar, llame cuanto antes, sin advertir al agresor de que va a hacerlo.

Un momento para la reflexión…

Es oportuno llamar a la reflexión de todos los que leen este post: nos hayamos en un momento de crisis sanitaria mundial donde reina la solidaridad y vemos continuos ejemplos de dedicación y generosidad, de personas anónimas, a los demás, por lo que es oportuno hacer un paréntesis en nuestro conflicto personal individual y tratar de pensar en los más pequeños y buscar la mejor solución para ellos, aunque sea de forma provisional. 

Esta crisis pasará y cada uno de nosotros tendrá que asumir las consecuencias de nuestras decisiones. Piense en las conductas y comportamientos que realiza y los resultados que ocasionan en los demás. En este caso, los hijos y las hijas están en el centro de su conflicto de pareja y recluidos en el domicilio familiar. No convierta el hogar en un campo de batalla, piense en sus hij@s y en su bienestar psicológico.

Proteja a sus hijos de su conflicto de pareja y del coronavirus.

👉 Beatriz Salazar en LINKEDIN

Vota aquí para valorar este contenido:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (20 votos, promedio: 4,85 de 5)
Cargando...