¿PENSIÓN DE VIUDEDAD PARA DIVORCIADOS Y/O SEPARADOS?

pension de viudedad

Pensión compensatoria y viudedad

 

Atención! Última actualización legal sobre esta materia disponible en: https://iurisbilbao.es/pension-de-viudedad-en-casos-de-violencia-de-genero-abogados-bilbao/

En las últimas semanas, los abogados de familia del DEPARTAMENTO DE DERECHO DE FAMILIA de nuestro Despacho de abogados de Bilbao, han tenido conocimiento de una importante Sentencia del Tribunal Supremo en materia de vinculación de la pensión compensatoria con la pensión de viudedad, que “suaviza” los requisitos exigidos para que, divorciados o separados, puedan acceder ésta última.

Teniendo en cuenta esta nueva orientación jurisprudencial, si estás divorciad@ o separad@ y tu ex- cónyuge ha fallecido, te recomendamos que leas esta información y que no dudes en consultarnos, para saber si tienes derecho o no a una pensión de viudedad.

El Tribunal Supremo ha resuelto el supuesto de una mujer, separada desde 1991, a la cuál, por sentencia judicial, se le asignó un importe mensual como gastos de alimentos de los hijos, si bien, no llegó a convivir con el hijo menor de ambos (éste permaneció a cargo de una hermana mayor y más tarde convivió con su padre) continuando, la esposa, percibiendo mensualmente el importe fijado en su día (que, el esposo fallecido, consignaba como pensión compensatoria en su declaración de IRPF).

En los casos de separación o divorcio (artículo 220 y Disposición Transitoria 13 de la Ley General de la Seguridad Social/LGSS), el derecho a la pensión de viudedad corresponde a quien sea o haya sido cónyuge legítimo (siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias o hubiera constituido una pareja de hecho) como pensión única, pero cuya cuantía final, en caso de divorcio y de concurrencia de beneficiarios a la pensión, se distribuye en proporción al tiempo de convivencia con el difunto.

Según el artículo 220 LGSS, la pensión de viudedad requiere, en los casos de separación o divorcio, que las personas divorciadas o separadas judicialmente, resulten  acreedoras de la pensión compensatoria a que se refiere el artículo 97 del Código Civil y que ésta quedara extinguida a la muerte del causante.

¿Qué requisitos son necesarios para acceder a una pensión de viudedad si estás separad@ o divorciad@?

Son dos, por lo tanto, los requisitos aplicados: uno de ellos, que el cónyuge hubiera tenido derecho a pensión compensatoria y, el segundo, que dicha pensión compensatoria quede extinguida por la muerte del causante.

Al interpretar el requisito de tener derecho a pensión compensatoria, el Tribunal Supremo, hasta el momento, había optado por un CRITERIO FORMALISTA O NOMINALISTA, al estimar necesario que la pensión percibida, tras el divorcio o separación, se hubiese fijado de modo nominal y expresamente como pensión compensatoria, en la forma que está regulado en el Código Civil.

Doctrina que, ahora, es rectificada por la Sala (STS de 29 de enero de 2014, rec. 743/2013 y de 30 de enero de 2014, rec. 991/2014) orientándose hacia un CRITERIO FINALISTA, según el cual, será determinante la finalidad a la que sirvan los pagos hechos por el causante a su cónyuge, de modo que no vayan destinados a alimentos de los hijos, sino para el cónyuge que los recibe.

En concreto, el Tribunal Supremo hace referencia a la terminología, muy diversa y no jurídicamente estricta en su calificación, aplicada en los Convenios y en las Sentencias a las pensiones o abonos recíprocos entre cónyuges, que da lugar a un panorama de pensiones innominadas” en el que no es posible ceñirse exclusivamente a la denominación utilizada por las partes o  por la resolución que convalida el Convenio o fija la prestación, no siendo viable exigir un “nomen iuris” estricto para tener derecho a pensión de viudedad, sino que hay que analizar las circunstancias de cada caso (en diferentes casos anteriores analizados por el Tribunal ya se había ido considerando una variada gama de pensiones: “alimentos y ayuda a esposa e hijos”, ayuda a “las cargas familiares”, pensión para “gastos de esposa e hijos”,…).

Es decir, que se deberá acudir a la verdadera naturaleza de la pensión fijada a cargo del causante, avanzando, a su vez también, algunas reglas interpretativas, por vía de la presunción, que admitirán prueba en contrario:

  • Que, “en divorcio sin hijos, se presumirá que cualquier importe abonado al otro cónyuge es pensión compensatoria”, y
  • — Que, “cuando quedan hijos y se abona un importe único a quien los tiene a su cargo, este importe se presume pensión de alimentos y no compensatoria”.

Por lo tanto, se establece, como criterio general de enjuiciamiento que, “el reconocimiento de la pensión de viudedad pasará por determinar si, en cada supuesto concreto, el fallecimiento pone fin al abono de una obligación asumida por el causante con la finalidad de satisfacer el concepto a que atiende la pensión compensatoria, excluyendo los excepcionales supuestos en que, en caso de divorcio, se hubieran pactado alimentos a favor del cónyuge supérsite“, puesto que “resulta difícil impedir el acceso a la pensión de viudedad” en caso de abono de cualquier suma periódica a favor de la esposa“, que no sea de alimentos para los hijos, “sea cual sea la denominación dada… y con independencia de la naturaleza jurídica”.

Además, debe precisarse que, el Tribunal Supremo ya estableció (en sentencia de 18 de septiembre de 2013, rec. 2985/2012) que una persona viuda, separada judicialmente, a la que la Sentencia de separación hubiera asignado pensión compensatoria, tenía derecho a pensión de viudedad aunque durante los últimos once años anteriores al fallecimiento de su cónyuge no hubiera percibido ni reclamado dicha pensión, porque el requisito es tener reconocida la pensión compensatoria, no la percepción efectiva de la misma en el momento del fallecimiento, es decir que “la no reclamación de pensión compensatoria no supone su extinción”.

¿Y si no se percibe una pensión compensatoria?

Y, por último,  también debe recordarse que, la Disposición Transitoria 13 LGSS (aplicable a separaciones y divorcios anteriores al 1 de enero de 2008), no exige pensión compensatoria, para acceder a la pensión de viudedad, cuando entre la fecha del divorcio o de la separación judicial y la fecha del fallecimiento del causante, hubiera transcurrido un período de tiempo no superior a diez años, siempre que el vínculo matrimonial hubiera durado al menos diez años y además hubiera hijos comunes o el beneficiario tenga una edad superior a los 50 años en la fecha del fallecimiento del causante; que, a partir de 1-1-2013, también tendrán derecho a la pensión las personas divorciadas o separadas judicialmente antes del 1-1-2008, que no fueran acreedoras de la pensión compensatoria, aunque no reúnan los demás requisitos exigidos (que entre la fecha del divorcio o separación y el fallecimiento de causante no hayan transcurrido más de 10 años; que el matrimonio haya durado al menos 10 años, que tuvieran hijos comunes) siempre que tengan 65 años o más, que no tengan derecho a otra pensión pública y que la duración del matrimonio haya sido de al menos 15 años.

Y que, el artículo 220 LGSS, reconoce en todo caso la pensión de viudedad a las mujeres que, aún no siendo acreedoras de pensión compensatoria, pudieran acreditar que eran víctimas de violencia de género en el momento de la separación judicial o el divorcio, mediante ciertos medios de prueba.

 

Iuris Bilbao Abogados

Vota aquí para valorar este contenido:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
9 votos, promedio: 4,44 de 5)
Cargando…