💸VERANO Y TARJETAS BANCARIAS; CÓMO PAGAR DE FORMA SEGURA

Publicado: 12/08/2020

Abogados Consumidores Bilbao

¡¡¡¡¡ Nuevo post, en la sección de Derecho de Consumo, by Sara Muñoz Santos!!!!!

Las tarjetas bancarias en verano pueden ser un gran aliado, por su comodidad, porque evitan tener que llevar la cartera llena de billetes… Sin embargo, estas herramientas financieras tienen un principal riesgo: están vinculadas a nuestra cuenta corriente. Mientras que, si nos roban el efectivo, sabremos exactamente cuánto dinero llevábamos en la cartera, si nos roban la tarjeta… tienen a su disposición todos nuestros ahorros.

Vamos con una serie de recomendaciones que reducirán el riesgo de que alguien “meta mano” en nuestra cuenta bancaria, porque ser precavido nunca está de más:

  • Realizar nosotros el pago visualizando el datafono, puesto que, a veces, el camarero de un restaurante o el tendero cogen nuestra tarjeta y se encargan ellos de realizar el pago.
  • Además, muchos bancos nos permiten utilizar un sistema de avisos por SMS; con el que nos enviarán información sobre cualquier intento de pago, junto con un código que tendremos que introducir para confirmar el pago. Este servicio es gratuito, y nos da un plus de seguridad sobre los cargos a nuestras tarjetas y su importe.
  • Es recomendable cuando vamos de vacaciones, fijar un importe inferior a 20 euros para que nos pidan el código PIN de nuestra tarjeta contacless.

  • Fijar límites de gasto diario en nuestra cuenta corriente, tanto de extracción de efectivo en cajero como de compras con la tarjeta, puede salvarnos de muchos disgustos.

Y sobre todo…CUIDADO CON EL CÓDIGO PIN QUE ESCOGEMOS!!!

Tenemos que utilizar un código PIN complejo y distinto del de nuestras otras contraseñas. Más del 20% de los códigos secretos empiezan por 19… el año de nacimiento del propietario. Si tu PIN es 1234, 1111, ó el famoso 0000 no hace falta que nadie te diga que deberías cambiarlo inmediatamente; ¿verdad? 😉

¿Cuántas tarjetas me llevo de vacaciones?

Una, dos, tres, cuatro… ¿cuántas tarjetas tenemos? ¿Y cuántas utilizamos? Los expertos dicen que no conviene tener demasiadas, pero ¿cuál es el número necesario y recomendable? La mayoría de especialistas señala dos (tres a lo sumo) como la cifra idónea de tarjetas. Recuerda (menos tarjetas, menos endeudamiento y menos comisiones)!!

Cuando viajamos, la clave está en: llevar una tarjeta de repuesto.

Aunque no hay un número exacto de tarjetas con las que debamos viajar, lo recomendable es llevar, al menos, dos.

Así, si perdemos una de ellas, nos la roban, se estropea o se la traga un cajero automático (una posibilidad que no podemos pasar por alto), podremos recurrir a la de repuesto.

Si tenemos más de 2 ó 3 plásticos, tampoco es conveniente que los llevemos todos con nosotros de viaje, ya que, si los perdemos, además de que tendremos que cancelarlos y solicitarlos todos de nuevo, cuando volvamos a casa no tendremos ninguno que podamos utilizar mientras esperamos los duplicados.

¿Tarjeta de crédito o de débito?

No sólo vale la pena llevar un par de tarjetas en la cartera, sino COMBINAR UNA DE DÉBITO CON UNA DE CRÉDITO.

Cada una tiene sus ventajas y ambas pueden resultarnos útiles.

  • Para abonar las compras en comercios, nos servirán tanto las de débito como las de crédito. Eso sí, recuerda que en las tarjetas de débito las compras se van descontando una a una directamente de la cuenta (y ves cómo se va el dinero, por lo que el control del gasto es mayor), y en cambio, en las de crédito, te descuentan el montante total a primeros del mes siguiente y se pierde ese control del gasto, el riesgo de sobreendeudamiento es mayor.
  • Al sacar dinero de un cajero; necesitaremos una de débito, ya que las de crédito, salvo excepciones, siempre cobran comisiones por retirar efectivo de un cajero (incluso si es de nuestro propio banco).
  • Ante una emergencia; una tarjeta de crédito puede sacarnos de un apuro, ya que nos permitirá tomar dinero prestado. Si, por ejemplo, tenemos un imprevisto (una avería en el coche) y no disponemos del dinero necesario en nuestra cuenta corriente, podremos usar el de la línea de crédito y devolverlo luego.
  • Por otra parte, en algunos establecimientos sólo nos servirán las tarjetas de crédito. Por ejemplo, para alquilar un coche, lo más probable es que nos exijan un plástico de este tipo. Esto ocurre porque con las de crédito pueden congelar el dinero del depósito –que suele ser de varios cientos de euros- en lugar de tener que cobrar y devolver posteriormente ese importe en una tarjeta de débito con la pérdida de tiempo (y dinero por las comisiones de los TPV) que conlleva.
  • Para reservar vuelos y hoteles, también es preferible hacerlo con una tarjeta de crédito, ¿por qué? La razón principal son los seguros incluidos en la mayoría de este tipo de plásticos. El 73% de las tarjetas de crédito que se comercializan en el Estado, incluye un seguro de viaje y asistencia en el extranjero.

👉 Abogados Bilbao: IURIS en Linkedin

Vota aquí para valorar este contenido:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...